martes, 9 de diciembre de 2014

DÍA INTERNACIONAL DEL LAICISMO Y DE LA LIBERTAD DE CONCIENCIA

     El empuje creciente del movimiento laicista internacional por una sociedad más libre y democrática, requiere que sus reivindicaciones tengan un reflejo, además de simbólico, significativo y de agitación social, estableciendo una fecha donde conmemorar el "Día Internacional del Laicismo y el de la Libertad de Concienciaque se celebre anualmente en entornos mundiales cada vez más amplios y reconocidos. en este marco, Europa Laica ha establecido desde 2.012 la fecha del 09 de diciembre de cada año, como la conmemoración de este día. La razón que llevó a elegir esta fecha tiene su origen primigenio en la correspondiente del 9 de diciembre de 1.905 de proclamación de la ley francesa de "Separación del Estado de las religiones" que supuso un hito mundial en este terreno, siguiendo la estela de la Declaración de los Derechos del Hombre y del ciudadano de 1.789.
     Pero, además de ello, la fecha elegida tiene, en nuestro país, el alto valor simbólico y de reconocimiento a la fecha del 9 de diciembre de 1.931  de proclamación de la Constitución de la II República Española, que supuso una ley de leyes de neto caracter laicista (la primera de estas características a nivel mundial) en la senda de la ley francesa y superando constituciones laicisata larinoamericanas.
   el reconocimiento de la Libertad de Conciencia en esta Constitución fué incluso anterior ante el que posteriormente se estableció, 17 años más tarde en la "Declaración Universal de los Derechos Humanos" de 1.948 (10 de diciembre), siendo el día 9, víspera de esta conmemoración a nivel mundial. Estas son las razones básicas que  impulsan a Europa Laica (España) a fijar la fecha del 9 de diciembre como "Día Internacional del Laicismo y de la Libertad de Conciencia"  en base al siguiente:

MANIFIESTO-DECLARACIÓN DE 2.014 

En este día día internacional del  laicismo y de la libertad de conciencia” de 2014, denunciamos la vulneración que en todo el mundo se hace del derecho a la libertad de pensamiento, conciencia y expresión, fruto en muchos casos de la enorme influencia que las confesiones religiosas mantienen hacia los gobiernos, de forma muy diversa marcando las políticas económicas, educativas, jurídicas, etc., en mayor o menor grado. Incluso, en pleno siglo XXI, hay Estados teocráticos y confesionales, en donde el dogma religioso es a su vez la ley civil y en donde el crimen contra la libertad de conciencia y todo tipo de derechos de ciudadanía, quebrantan el Estado de Derecho con toda impunidad. Queremos reflexionar, compartir un sueño, una utopía universal, un proyecto político y jurídico, en donde la laicidad de las instituciones y la libertad de conciencia inunden todos los pueblos de la Tierra, con un total respeto hacia todo tipo de convicciones, en el marco de los principios democráticos, de justicia, de igualdad y de no discriminación, que proclama la Declaración Universal de los Derechos Humanos.Porque apostamos por la construcción colectiva, como ciudadanas y ciudadanos libres e iguales; porque defendemos la palabra, la racionalidad y la libertad de expresión como instrumento de comunicación y progreso en las ideas; porque apostamos por el respeto a la libertad de pensamiento y conciencia, como elementos básicos para la convivencia y la emancipación del ser humano; porque apostamos por una ética humana común a todas las personas; porque apostamos por la igualdad y la dignidad de todos los seres humanos libres de fronteras, libres de discriminaciones; porque apostamos por un espacio común integrador de cuantas personas lo comparten; porque apostamos por la igualdad real ante la ley, la justicia social y la defensa de los derechos humanos universales. El Laicismo es sinónimo de Democracia y supone una apuesta por lo público, por la  " res pública”, marco común de derechos y deberes ciudadanos,  donde se dote de forma universal y sin exclusiones, de los servicios necesarios para una vida digna para todas las personas (educación, sanidad, asistencia social, vivienda, justicia...)En este año 2014, Expresamente condenamos la impunidad con la que el Estado español trata a las víctimas de los crímenes internacionales o de lesa humanidad cometidos a partir del “golpe de estado” fascista y nacional-católico que derivó en la guerra y la dictadura. Hechos que también significan una atrocidad contra la libertad de conciencia, de pensamiento y expresión, y cuyos autores han vivido y aún viven en la más absoluta impunidad. Las recomendaciones de la ONU al Estado español, los exhortos de los tribunales de Ginebra, Estrasburgo y Buenos Aires, así como el pronunciamiento de numerosas entidades defensoras de los derechos humanos, insisten en la necesidad del reconocimiento político y jurídico de las víctimas del franquismo, y por tanto como sujetos de derechos, de manera que se permita juzgar dichos crímenes en el propio Estado español estableciendo los principios de Verdad, Justicia, Reparación (y no repetición), que aún se les debe. La creación de una Comisión oficial de la Verdad, con carácter y eficacia institucional, debe ser un instrumento para acabar con la justificación histórica y política de la barbarie.  Además y en la línea manifestada en años anteriores Queremos reconquistar la idea originaria de la política, como forma de organización colectiva de nuestra sociedad, recuperando la soberanía, hoy arrebatada por los poderes económicos, financieros, religiosos o políticos. Una soberanía ciudadana que nos permita la toma de decisiones libre y responsablemente. Deseamos que las personas decidan sus normas colectivas, sin las imposiciones morales de cualquier doctrina religiosa o ideológica de cualquier naturaleza. Aspiramos a un modelo de Escuela y Universidad Públicas y Laicas, donde el conocimiento se construya desde la racionalidad, desde los métodos científicos y la filosofía humanista, no desde las creencias, que ya cuentan con sus propios lugares de culto: iglesias, templos, mezquitas, sinagogas... Queremos, una efectiva orientación y formación afectivo-sexual para todas las personas y la libre decisión de las mujeres a la interrupción voluntaria del embarazo. Y como defensores de una vida digna, también queremos una muerte digna, mediante el derecho a la eutanasia. Exigimos un ámbito público institucional libre de simbologías particulares. Que los rituales civiles, con motivo de acontecimientos importantes, puedan tener su expresión neutral, con independencia de las ceremonias religiosas o de otra naturaleza ideológica, de quienes compartan una creencia particular. En esta línea reclamamos que los responsables políticos, en función de su responsabilidad pública, no utilicen símbolos religiosos, para prometer sus cargos, ni participen, de forma oficial, en acontecimientos de carácter religioso. Pretendemos la neutralidad del Estado (de los Estados) en materia de convicciones. Para lo que debe eliminarse todo tipo de identificación, real o aparente, de éste, con cualquier convicción particular y, por lo tanto, debe suprimirse cualquier privilegio económico, tributario, jurídico, simbólico, etc. de las confesiones religiosas. Reclamamos, por tanto, una clara separación entre las religiones y los Estados. De ahí que Apostemos por una lucha permanente por la construcción de Estados verdaderamente laicos. Queremos un espacio común y público de solidaridad, justicia social y compromiso, frente a la voracidad privatizadora del capitalismo depredador y frente a todas formas de beneficencia y de caridad.   Reclamamos iniciativas transformadoras que busquen la completa emancipación de la persona y la implantación -real- de los principios republicanos de libertad, fraternidad, igualdad y solidaridad, así como el ejercicio efectivo de todos los Derechos Humanos. Estamos en deuda con quienes han luchado por un mundo más habitable, pacífico, libre  y han construido discursos cada vez más creíbles y necesarios, en los que se ha dado cabida a la diversidad humana en sus multiplicidad de convicciones. Nuestro desafío consiste en extender el COMPROMISO con el LAICISMO, o lo que es lo mismo, con la Democracia Participativa, con los Derechos Cívicos y con las libertades, a personas, instituciones y organizaciones. 

lunes, 8 de abril de 2013

REFRANES

Capítulo XLIII 2º parte. El Quijote.


¡Oh, maldito seas de Dios, Sancho! —dijo a esta sazón don Quijote—. ¡Sesenta mil satanases te lleven a ti y a tus refranes! Una hora ha que los estás ensartando y dándome con cada uno tragos de tormento. Yo te aseguro que estos refranes te han de llevar un día a la horca, por ellos te han de quitar el gobierno tus vasallos o ha de haber entre ellos comunidades. Dime, ¿dónde los hallas, ignorante, o cómo los aplicas, mentecato? Que para decir yo uno y aplicarle bien, sudo y trabajo como si cavase.

Por Dios, señor nuestro amo —replicó Sancho—, que vuesa merced se queja de bien pocas cosas. ¿A qué diablos se pudre de que yo me sirva de mi hacienda, que ninguna otra tengo, ni otro caudal alguno, sino refranes y más refranes? Y ahora se me ofrecen cuatro que venían aquí pintiparados, o como peras en tabaque, pero no los diré, porque al buen callar llaman Sancho.



Ese Sancho no eres tú —dijo don Quijote—, porque no solo no eres buen callar, sino mal hablar y mal porfiar; y, con todo eso, querría saber qué cuatro refranes te ocurrían ahora a la memoria, que venían aquí a propósito, que yo ando recorriendo la mía, que la tengo buena, y ninguno se me ofrece.

¿Qué mejores —dijo Sancho— que «entre dos muelas cordales nunca pongas tus pulgares», y «a idos de mi casa y qué queréis con mi mujer, no hay responder», y «si da el cántaro en la piedra o la piedra en el cántaro, mal para el cántaro», todos los cuales vienen a pelo? Que nadie se tome con su gobernador ni con el que le manda, porque saldrá lastimado, como el que pone el dedo entre dos muelas cordales, y aunque no sean cordales, como sean muelas, no importa; y a lo que dijere el gobernador, no hay que replicar, como al «salíos de mi casa y qué queréis con mi mujer». Pues lo de la piedra en el cántaro un ciego lo verá. Así que es menester que el que vee la mota en el ojo ajeno vea la viga en el suyo, porque no se diga por él: «espantóse la muerta de la degollada»; y vuestra merced sabe bien que más sabe el necio en su casa que el cuerdo en la ajena.

Algunos de los refranes que se escuchan por mi lugar:

- Saber refranes, poco cuesta y mucho vale.

- A puta, galgo y torero, a la vejez os espero.

- A carrera larga, galgos de fuerza.

- Cocotón y con montera, de El Bonillo o de Munera.

- Borrachín y sin dineros, de Alcaraz o de Viveros.

- De los de Abengibre dios me libre y de los de Carcelén también.

- Cebollino de Bogarra no lo siembres que no agarra.

- En Albacete, el que más larga la tiene, más honda la mete.

- Al asno que quiere imitar al mulo, se le ve el culo.

- A bebedor fino, después de dulce, vino.

- A casa de mi novia llevé un amigo, él se quedó de amo y yo despedido.

- Desde los tiempos de Adán, unos calientan el horno y otros se comen el pan.

- A malos ratos buenos tragos.

- A problemas sin remedio… litro y medio.

- Por la noche lobos y a la mañana perros.

- A la sombra de un hilo, se la pega la mujer al marido.

- A los hombres querellos, pero que no lo sepan ellos.


- Abrazar y besar sólo es barbechar, pero cerca le anda el sembrar.

- Laña echá, cuartillo caído. Cordero fuera, cinco duros a la montera.

- La madrugá el pellejero.. (que le daba el sol en el culo y pensaba que era un lucero).

- Los andares de la madre tiene la hija, siempre le salen los cascos a la botija.

- Francho se casó en La Roda, cojo, tuerto y jorobado; cómo sería la novia si Francho fue el engañado.

- El mandamiento del pobre, antes reventar que no que sobre.

- Lo primero y principal ir a misa y almorzar, y si corre mucha prisa, almorzar y no ir a misa.

- Beber hasta poder y en no pudiendo seguir bebiendo.

- En aldea no hay vino malo ni mujer fea.

- Cada cosa a su tiempo, y uvas en habiendo.

- Algo es algo, dijo al ver un hueso el galgo.

- Cartas, mujeres y vino, mal camino.

- De toas maneras… agüaeras.

- Por octubre, ni leche ni ubre.

- Al matar el gorrino, juerga, placer y tocino.

-Vino de un año con este me apaño, y si tiene dos me apaño mejor.

- El vino alegra el ojo, sana el diente y limpia el vientre.

- Es La Roda ciudad bravía, más de cien tabernas y una sola librería.

- Si ves un hombre cargao no preguntes si es casao.

- Palabra de jugador, promesa de bebedor.




domingo, 21 de octubre de 2012

NOSTALGIA



 Gracias día, azul, lumbre, viento.
Gracias sueño, noche, embrujo, silencio, gracias luna.
Gracias almendro, agua, luz, música.
Gracias a las uvas, a las cartas, a los camaradas, a las flores,
a la bicicleta que nunca tuve y que me hizo soñar.
Gracias a los pinos, verde, sombra, palabras, aromas.
Gracias, nube, recuerdos, barro, gracias perro, gracias vino, juegos, lilas, besos.
Gracias Julián, Chema, Emilio, gracias monte, Marga, Pedro, Boni, Juanan, Alfredo, Gabriel, María gracias.
Gracias sexo, miradas, manos, novias, gestos, lágrimas.
Gracias sed, mar, caricias, encinas, quietud, nieve.
Al baile gracias, a las abejas gracias, a la siesta, a los pájaros,
al tren, a los nogales, a las arrugas, al cine.
Gracias otoño, unicornio, gracias Sancho, gracias río, naranjas, higos, pereza.
A las sábanas limpias, al zompo, las rulajas y los santos, el tranco.
Embriaguez, sopor, humo, suavidad, pasiones.
Gracias a las cabras, a la absenta, las cuestas arriba, a los gatos.
Gracias a la escarcha, los sarmientos, a la compasión, a las tetas, natillas con canela.
Tormentas, nostalgias, libros
Gracias guitarra, burros, estrellas… gracias.

Hoy estoy más bien nostálgico. Y agradecido.

lunes, 15 de octubre de 2012

LAS GACHAS DE JULIÁN

    Cuando al Julianico le da el aberrunto no hay quien lo pare. El caso es que el domingo, todo decidido a cocinar unas gachas, pone la sartén en la lumbre y de la alcuza vierte casi medio litro de aceite.
     El Marcos (curioso, su nombre es Antonio pero es costumbre llamarle Marcos, no se la razón), que venía con la querencia de hacerlas él, algo disgustado le espeta -Ande vas con tanto aceite afilamazas que te van a salir pringás.
       -  Odooo… -contesta contrariado Julián-  cállate ya so metijoso, y acércame un trago vino que estoy transío.
     Ya que el aceite está caliente, demasiado caliente por el exceso de leña que ha echado a la lumbre, le endiña a la sartén unas tajaillas de hígado de cordero, las retuesta, de tal modo, que el aceite queda quasi negro y requemado, al retirar el hígado, pone el tocino, que tras unos minutos en el aceite y ya frito, lo aparta en un plato. Ni qué decir tiene que ha dejado parte de su grasa en el aceite y ahora el nivel líquido, más negro que el cerote, llega casi a la mitad de la sartén; fríe unos ajos y añade, sin tiento ni medida, un montón de harina de guijas al tiempo que refunfuña entre dientes una oración apenas perceptible, quizá pidiera a los dioses ayuda, y de seguido pone unas cucharás de pimentón picante. 
     - A ver cuanta harina echas que somos ocho, no nos vayamos a quedar con hambre- vuelve a replicar Marcos.
    - Déjame tranquilo hierveenseco y tráete más vino que a la redoma se le ve el culo.
      No es que Julián se haya bebido el vino, hemos sido los convidados que, expectantes  y en silencio apuramos la redoma acompañando unos trozos de guarra algo picantosa que invita al trago, sin dejar de observar los quehaceres culinarios del  cocinero improvisado, que mete con ganas el cucharón y remueve el  mejunje de oscuras pringues, harina y pimentón, al tiempo que se rasca ostensiblemente y sin pudor alguno, las algallotas. Pone más leña bajo la sartén y cuando mejor le parece, añade agua, deja hervir e incorpora las tajaíllas de hígado previamente machacadas, algo de sal y un poco de canela. Unos minutos más y por la superficie de las gachas humeantes comparecen la grasa y el pimentón, dándole un aspecto algo más  agradable, aunque sin llegar a parecer apetecibles. Julián retira la sartén del fuego y nos anima, repartiendo el pan, a comer. El hambre, la fresca mañana y los ánimos del cocinero, nos empujan, sin mucho entusiasmo, a probar a ver qué pasa; nos tememos una catástrofe. Alguna mirada  dubitativa, algún gesto vacilante, pero las navajas se abren y las primeras mojás de los más atrevidos van a la sartén. Entre sopas de gachas, vino y algunas risas, abarriendo y abarriendo el  fondo a la sartén se va viendo. Acompañan, para enmascarar el sabor de las grasientas gachas, unas guindillas en vinagre y el tocino frito. ¡¡ Increíble, asombroso… acabamos con ellas!!  Para  premiar al cocinero le tiramos las abarcas al tejao, modalidad ésta de manifestación de enfado y contrariedad, con gran cabreo de Luis, propietario del lugar, que pronostica alguna teja rota. De penitencia anduvo toda la mañana, descalzo, para la expiación de su pecado.  Doy fe de que, a los que comimos las gachas,  no nos  pasó nada.


     A eso del medio día dimos buena cuenta de un cordero. Éste sí, guisado como dios manda. He de manifestar que todos los presentes nos dejamos arrastrar, complacidos, por el pecado capital de la gula. 
     Ya anochecío el Julianico, ahíto, algo tolovero y agachetao se ausenta, va a lo que él llama enjalbegar la gorrinera o lo que es lo mismo a meter el chorizo en aceite.




domingo, 14 de octubre de 2012

HAIKU


Viento poniente,
un pino silencioso,
se balancea.

Tierra mojada,
el sol rompe las nubes,
color de tarde.


Sencillamente,
la vida se abre paso,
pese a nosotros.